ProgramaGuíaQué es el AECicloCausasParticipantesAbusadorVictimaIndicadoresIdeasFactoresTiposPrevenciónVideoPresentaciónSer FelizLibros-DVDsDonacionesVolver al Sitio Principale-mail me

Perfil de la Víctima

 

Perfil de  la Víctima

·        Perfil de la víctima

 

Al igual que los abusadores, las víctimas suelen permitir el abuso principalmente porque desconocen otras formas saludables de relacionarse con los demás.  También, como explicamos en el caso de los abusadores, es posible que las víctimas de abuso emocional hayan sido víctimas de abuso durante la infancia o testigos de relaciones abusivas.

 

Las víctimas de abuso emocional suelen sentirse incapaces de poner límites o de hacerse cargo de su vida. Suelen ser dependientes afectiva, emocional o económicamente, y no tienen un criterio certero o realista que les permita ver con claridad y objetividad qué es correcto y que no lo es.  No obstante, las víctimas no son personas débiles, sino que sus fortalezas han sido debilitadas por el abuso emocional.

 

Éstas son algunas características comunes de las víctimas de abuso emocional:

§         Tienen una baja autoestima.

§         Son muy inseguras, suelen ser personas muy ansiosas.

§         Tienen una personalidad sumisa.

§         Se sienten inferiores a los demás.

§         Son muy dependientes afectiva, emocional y económicamente.

§         No sienten que merezcan ser respetadas como seres humanos.

§         Tienen expectativas que no son realistas.

§         Sienten la necesidad de ser controladas (o “protegidas”) por otros.

§         Son excesivamente tolerantes y condescendientes.

§         No hacen valer sus derechos.

§         Se engañan a sí mismas pensando que –algún día- mágicamente, el abusador cambiará.

§         Se culpan a sí mismas de los problemas ajenos, o culpan al mundo, a la vida o a una situación particular de lo que les sucede.

§         No son conscientes de que permiten que el abuso suceda.

§         No creen ser capaces de triunfar por sí mismas.

§         Suelen tener problemas para poner límites y decir "No”.

 

 

Por lo general son personas psicológicamente débiles que han aprendido a conformarse con “migajas de afecto” y prefieren recibir “caricias de lástima” antes que ser ignoradas.  Temen quedarse solas o sin empleo, creen que no conseguirán algo mejor que lo que tienen.

 

También decimos que hay cierto grado de “comodidad” por parte de la víctima del abuso emocional, ya que de algún modo, la víctima elige soportar el abuso con tal de no madurar y hacerse cargo de su propia vida.  Permite que otros tomen decisiones por ella, o la mantengan económicamente, etc.

 

En cierto sentido, la víctima elige (consciente o inconscientemente) pagar un precio -alto- por ese nivel de comodidad que le permite no cambiar, no crecer, no tomar sus propias decisiones, no poner límites, no progresar en la vida.

 

Al mismo tiempo, suelen vivir entre la depresión, por la falta de realización personal, y la frustración debido al control y a la descalificación continua del abusador.

 

Muchas veces, las víctimas de abuso emocional permiten el abuso porque sienten que ya no tienen por qué vivir, como ocurre con algunos ancianos.

**Cabe destacar que los niños, las personas incapacitadas y, muchas veces, los ancianos, son víctimas involuntarias.

Algo más sobre las víctimas de abuso emocional

Contrariamente a algunas creencias populares, las víctimas de abuso no son débiles ni tienen la "culpa" de las conductas de los abusadores.

Tampoco son responsables de los trastornos de la personalidad del abusador. Los abusadores son personas con problemas de salud mental que exhiben ciertas conductas inadecuadas, independientemente de la presencia (o ausencia) de una víctima.

Podríamos decir que hay dos tipos de víctimas: las víctimas inocentes o involuntarias, como los niños, los ancianos, las personas incapacitadas, o aquellas personas que son adultos saludables, pero que desconocen formas más saludables y adecuadas de relacionarse con los demás.

Muchos de los problemas de relación entre las víctimas y los abusadores provienen de patrones de conducta y formas de relacionarse e interactuar que no son saludables o adecuados, y que fueron aprendidos a lo largo de sus vidas.

En otras palabras, nadie establece una relación de víctima-abusador conscientemente, o porque le guste "sufrir". Simplemente, las víctimas de abuso emocional, al igual que los abusadores, no conocen otras maneras saludables de establecer relaciones.

Una vez que las víctimas de abuso toman conciencia del tipo de relación en la que están involucradas, o de los tipos de relaciones que tienden a establecer con otras personas, necesitan informarse mejor sobre las relaciones interpersonales y los tipos de personalidades y sus trastornos.

Es por esta razón, que podemos definir un segundo tipo de víctima: la víctima "consciente o voluntaria". 

Esto tampoco quiere decir que la víctima "disfruta" su rol de víctima, sino simplemente que una vez que comenzamos a comprender el tipo de relación en la que nos encontramos, o los tipos de relaciones que tendemos a establecer, es importante que comencemos a tomar conciencia también del hecho de que podemos elegir - por decisión propia - relacionarnos de otro modo o con otro tipo de personas.

Los artículos del Dr. Joseph Carver, psicólogo de Ohio, EE.UU., son una valiosa fuente de información sobre este tema. La información es como una herramienta que nos permite tomar mejores decisiones y superar las relaciones abusivas.

No se trata de buscar "culpables", sino de aprender simplemente que existen mejores maneras de relacionarnos con los demás. Se trata de comprender cabalmente cuáles son los diferentes tipos de trastornos de la personalidad, cómo actúan y piensan las personas con problemas psicológicos y qué podemos hacer para no establecer relaciones abusivas o que no son saludables.

La idea de víctima consciente o voluntaria surgió a partir de algunas víctimas de abuso emocional y físico, que aún siendo conscientes del tipo de relación en la que están involucradas, siguen esperando que el abusador cambie. Piensan que si ellas (las víctimas) cambian, entonces quizás el abusador también cambie. A veces, pueden producirse cambios temporales o transitorios, pero la esencia de la personalidad de un abusador no cambia. Y esto es algo sobre lo que la víctima no tiene control. Es por ello, que es igualmente importante tener en cuenta qué cosas están bajo nuestro control y cuáles no.

Las víctimas de abuso emocional pueden controlar sus emociones, pero no las del abusador. Pueden tomar sus propias decisiones de cambio, pero no pueden obligar al abusador a tomar la decisión de cambiar. Hay víctimas de abuso emocional que, por diversas razones, deciden permanecer en una relación abusiva, aun conociendo los problemas psicológicos del abusador y el tipo de relación abusiva que mantienen con él o ella.

Algunos abusadores pueden cambiar. Con una terapia que trata sus problemas de salud mental y un profundo trabajo sobre su propia persona, algunos abusadores cambian y dejan de establecer relaciones abusivas. Pero esto requiere un importante compromiso de parte del abusador, del mismo modo que la víctima se compromete con resolver sus problemas acerca de las relaciones abusivas que establecen con personas abusadoras.

Los artículos del Dr. Carver están disponibles en inglés y algunos están disponibles también en español. Usted puede descargar los artículos desde la página de nuestra red: http://abusoemocional.ning.com/group/drcarverandcounsellingresources

 

 


 



|Programa| |Guía| |Qué es el AE| |Ciclo| |Causas| |Participantes| |Abusador| |Victima| |Indicadores| |Ideas| |Factores| |Tipos| |Prevención| |Video| |Presentación| |Ser Feliz| |Libros-DVDs| |Donaciones| |Volver al Sitio Principal|