ProgramaGuíaQué es el AECicloCausasParticipantesAbusadorVictimaIndicadoresIdeasFactoresTiposPrevenciónVideoPresentaciónSer FelizLibros-DVDsDonacionesVolver al Sitio Principale-mail me

Prevención y Soluciones Posibles

 

Prevención y Soluciones Posibles

·        El abuso se puede evitar, prevenir y/o solucionar

El problema del abuso emocional no es un problema que no tenga solución. Tampoco hace falta ser un experto en psicología para poder solucionarlo. Por supuesto que una buena terapia, ya sea individual, grupal, de pareja o de familia, siempre ayudará más que tratar de solucionarlo por uno mismo. Pero aun cuando hacemos terapia, es uno mismo –en última instancia- quien toma la decisión de detener el abuso o no permitirlo, y de buscar maneras de solucionarlo.

 

Al ser parte del problema, es un poco más difícil verlo desde afuera.  Hay muchos aspectos emocionales en juego. La víctima del abuso (o también el abusador) quizás no deseen continuar con este tipo de maltrato no saludable, pero es posible que no sepan cómo detenerlo.

 

Todos tenemos diferentes experiencias de vida. Tenemos diferentes puntos de vista, no sólo acerca de las relaciones, sino acerca de los demás y de uno mismo.  Hay personas que sienten que no son capaces cuando en realidad esto no es verdad.  A veces, sólo se trata de “mandatos” que hemos incorporado desde la niñez.

 

Si de niño nos decían que éramos malos o inútiles, es posible que crezcamos creyéndolo y busquemos relacionarnos con personas que refuercen esa idea en nosotros.  Pero esto no quiere decir que realmente seamos malos o inútiles.

 

Para poder prevenir o solucionar el problema del abuso es vital tomar conciencia de que todos tenemos derecho a ser respetados y aceptados como somos. Cabe destacar que siempre estamos hablando de situaciones y personas comunes. No es el caso, por ejemplo, de un asesino o un violador. Si bien sus derechos humanos deben ser respetados, este tipo de personas necesita estar recluida para proteger la seguridad de las demás personas, y en lo posible debería recibir una terapia o tratamiento de rehabilitación social que le permita solucionar sus problemas de un modo que no cause daño a los demás.

 

El límite entre lo que se considera un crimen o una “locura” y lo que se considera simplemente un “problema” no es muy claro ni muy definido.

 

Son muchos los factores a tener en cuenta cuando se trata de solucionar un problema de abuso. Entre ellos podemos encontrar el grado de capacidad intelectual de una persona, es decir, si esa persona puede racionalmente comprender o no lo que hace (ya se trate de la víctima o del abusador).

 

A veces, cuando una persona no logra ver o comprender, o elige (por alguna razón) no ver o no comprender una relación abusiva o un incidente de abuso particular, uno siente que es como si "hablara con las paredes", y las probabilidades de hallar una solución de mutuo consenso son menores.  En estos casos, es importante reflexionar sobre la posibilidad de "moverse del lugar”.  Con esto queremos decir que a veces, es importante saber cuándo desvincularse a tiempo de una relación, ya sea de pareja, laboral o de cualquier otro tipo. 

 

“Las personas sólo cambian, si así lo deciden”

 

Sólo cuando tomamos conciencia de que no tenemos por qué soportar el abuso emocional, y que realmente podemos optar por formas de relacionarnos con los demás de un modo más saludable, es que podemos empezar a ver el problema desde afuera y detenerlo, evitarlo en el futuro y/o solucionarlo.

 

Algo que nunca debemos olvidar es que nadie puede decidir por nosotros ni nosotros podemos tomar decisiones por los demás.  No podemos culpar a los demás por no entender nuestra perspectiva. Más bien, debemos preguntarnos si estamos enviando un mensaje claro o si estamos tratando de establecer un diálogo con una persona que quizás no tenga la madurez o la capacidad intelectual de comprender lo que tratamos de explicarle.

 

Cada persona es única y ha tenido vivencias y experiencias propias que pueden ser similares a las de otras personas o no, pero en última instancia, conforman las bases de nuestras opiniones y de nuestra manera de ver las cosas. Cada uno tiene una perspectiva propia, un punto de vista personal, y esto no quiere decir que una opinión o un punto de vista sea bueno o malo, o mejor o peor que el de otra persona.  A veces, sólo son diferentes puntos de vista, diferentes maneras de pensar, diferentes opiniones.

 

Y cada persona tiene el derecho y la libertad de elegir aquellas opciones que considera que son las más adecuadas. No podemos obligar a una persona a aceptar nuestra propuesta para solucionar un problema, ni podemos imponerle nuestra manera de pensar (porque consideramos que es la correcta o que tenemos razón, incluso si así fuera).

 

·        Cómo prevenir y/o solucionar el problema del abuso emocional

 

La buena noticia es que como todo problema, o toda “enfermedad”, el abuso emocional se puede solucionar, o “curar”, se puede prevenir o evitar, y/o se puede detener.

 

Lo más importante que hay que tener en cuenta, como ya dijimos, es que el abusador y la víctima sólo dejarán de jugar su rol de abusador y víctima si comprenden que ese tipo de relación no es saludable y si deciden que no quieren ocupar más ese rol.

 

Una persona no debe decidir en lugar de otra, porque eso no es sano. Tanto el abusador como la víctima tienen la opción de elegir seguir adelante con esa manera de relacionarse o buscar maneras alternativas y adecuadas para mantener su relación.

 

A veces, ambas partes llegan a comprender cómo funciona el abuso emocional, y aceptan por convicción propia, dejar de relacionarse de esa manera. Otras veces, una de las partes lo comprende y la otra no. Quizás por que no desee “ver” o comprender o aceptar la información clave acerca del abuso, o quizás porque realmente no puede o no alcanza a comprenderla del todo. O simplemente, porque no comparte la misma opinión acerca de lo que constituye el abuso emocional.

 

Las decisiones son personales. Normalmente, la víctima trata de hacerle comprender al abusador su punto de vista, y piensa que la raíz del problema es que el abusador no comprende o no acepta lo que se le intenta explicar.  La víctima de abuso necesita ser consciente de que no se "puede convencer a las piedras".  Si uno trata, una y otra vez, de forzar a otra persona a aceptar nuestro punto de vista, está tomando una actitud equivocada.

 

A veces, las víctimas de abuso no desean perder al abusador. Quieren que éste “cambie” y siga formando parte de sus vidas. La víctima necesita comprender que el abusador sólo “cambiará" si él así lo decide, y no porque la víctima necesite que él modifique su actitud.

 

Todos somos libres de elegir. Podemos elegir hacer valer nuestros derechos a ser tratados bien o podemos elegir conformarnos con una relación que no es saludable, y aceptar pagar el precio del maltrato con tal de no perder al abusador.

 

Cuando se es parte del problema, es difícil tener la suficiente objetividad como para hallar una solución. Además, lo ideal es hallar las soluciones en conjunto. Buscar una solución a un problema que involucra a dos personas por igual, no implica que una de ellas sea la responsable exclusiva de encontrar la solución.

 

En el abuso emocional, hay dos o más participantes que son responsables de que el abuso ocurra. La responsabilidad está compartida, y también lo está la “obligación” de buscar una solución, conjuntamente.

 

A veces, no es posible hallar una solución. Entonces es importante “dejar de participar” en el abuso emocional. Esto implica abandonar el rol de víctima o de abusador y trabajar sobre los problemas personales a fin de hallar mejores maneras de relacionarse con los demás, para no repetir en el futuro otros casos de abuso emocional.

 

También, el abuso puede evitarse o prevenirse empleando las ideas prácticas que nos permitirán aprender a “leer en líneas" y detectar anticipadamente si nos encontramos ante un futuro abusador o una futura víctima.

 

El Dr. Joseph Carver, psicólogo de Ohio, Estados Unidos, ha escrito varios artículos útiles en los que nos brinda consejos importantes para aprender a terminar con una relación y librarnos de un abusador. Uno de sus artículos (versión en español) puede encontrarse aquí:

 

Sepa si está saliendo con un perdedor(a) y qué puede hacer al respecto:

http://abusoemocional.ning.com/group/drcarverandcounsellingresources/forum/topics/sepa-si-esta-saliendo-con-un

 

Aprenda a controlar su memoria emocional:

http://abusoemocional.ning.com/group/drcarverandcounsellingresources/forum/topics/control-de-la-memoria

 

Todos podemos, en cualquier momento, darle la espalda al abuso.  Podemos detenerlo estableciendo límites y haciendo valer nuestros derechos de ser respetados como personas.  No obstante, debemos recordar que “nuestros derechos terminan allí dónde comienzan los de los demás”.

 

En resumen, para prevenir y/o solucionar el abuso emocional cabe destacar lo siguiente:

 

§         Hay que darse cuenta, tomar conciencia

§         Uno debe evitar engañarse a sí mismo

§         Es importante informarse adecuadamente

§         No se debe participar del abuso

§         Se pueden utilizar los recursos de la comunidad

§         Se debe buscar ayuda, compartir la situación con otras personas que puedan aportar soluciones o puntos de vista diferentes al de la víctima del abuso, buscar ayuda profesional

 


 



|Programa| |Guía| |Qué es el AE| |Ciclo| |Causas| |Participantes| |Abusador| |Victima| |Indicadores| |Ideas| |Factores| |Tipos| |Prevención| |Video| |Presentación| |Ser Feliz| |Libros-DVDs| |Donaciones| |Volver al Sitio Principal|